Mambo se unió a lista exclusiva en su retiro

Víctor “Mambo” Núñez, el ahora legendario goleador del fútbol costarricense se despidió del fútbol como él sabe hacerlo, con un gol que de paso significó el 246 de su productiva carrera y el 89 con la casaca de su querido Club Sport Herediano.

En medio de una lluvia de aplausos y una ovación generalizada de un abarrotado estadio Rosabal Cordero, uno de los héroes rojiamarillos le dio el adiós definitivo al fútbol sobre las canchas como jugador pero un nuevo paso al fútbol en otro nivel teniendo la oportunidad de dirigir a equipos del alto rendimiento florense.

Los retiros de los jugadores en nuestro país han ido evolucionado en el tiempo y cambiando de dinámica, en otrora, grandes del fútbol nacional tuvieron sentidos homenajes por parte de la directiva de sus equipos contratando para esos efectos equipos de gran calidad internacional para el adiós de los terrenos de juego. Fue así como Mario “Catato” Cordero se retiró en un Saprissa-Bánfield de Argentina, José R. “Fello” Meza en un Herediano-Rápid Viena de Austria, Mario “Flaco” Pérez (siendo refuerzo manudo) lo hizo en un Alajuelense-Vélez Mostar de Bosnia, Mauricio Montero en un Alajuelense-Bucaramanga de Colombia, Jeaustin Campos y Hernán Medford en un Saprissa-Universidad Católica de Chile al igual que el también morado Víctor Cordero unos años después o el mítico goleador Evaristo Coronado ante el Comunicaciones de Guatemala, sin olvidar a otro gran romperredes, Rándall “Chiqui” Brenes en un Cartaginés-Rosario Central de Argentina por citar algunos ejemplos; al igual que los manudos Alejandro González y Luis Raquel Ledezma en juegos de Alajuelense contra el Inter Bratislava de Eslovaquia o Javier “Zurdo” Jiménez contra el Atlante de México, por citar algunos casos.

El detalle de las despedidas en juegos internacionales luego cambió y los jugadores optaron por despedidas más familiares, siendo pionero en ese aspecto el mundialista de Italia 1990, German Chavarría quien se despidió en un choque entre el Herediano y los seleccionados ticos de aquel mundial; Juan Cayasso siguió sus pasos y fue un combinado de figuras extranjeras del medio local ante el equipo del 90 quienes dijeron adiós al talentoso volante, sobre esa línea del equipo de sus amores ante un grupo de amigos también se marcharon entre otros Erick Lonnis, Luis D. Arnáez, Wílmer López, Wálter Centeno, Gabriel Badilla, Alonso Solís, Minor Díaz, Cristian Oviedo, José Cancela, Pablo Gabas y Joseph Miso, entre varios otros.

Entran entonces las despedidas menos usuales pero que tuvieron con Núñez su episodio número 10, las despedidas en juegos oficiales de campeonato nacional. El primer en decir antes del juego que el día de choque oficial sería su adiós fue el morado Edgar Marín en un choque de la pentagonal final de 1978 ante el Herediano en el cual cayeron los morados 0x2, igual que Francisco “Chico” Hernández quien también en 1983 lo hizo ante los rojiamarillos en un duelo de temporada regular.

Con los años la lista aumentó y se metieron en esa estadística los morados Marco Rojas y Mauricio Wright, los limonenses Rodolfo Mills y Julio Fuller, el manudo Javier Delgado y los florenses Paulo Wanchope, Jafet Soto y Víctor Núñez. De ensueño terminó siendo para Soto y Núñez quienes no solo se despidieron sino que anotaron el día del retiro.

Otros casos fueron los de José Rafael “Fello” Meza y Alejandro González quienes habían hecho su pronunciamiento de retiro en juegos de campeonato en 1955 y 1990 respectivamente; no obstante, meses después las dirigencias del Herediano y Alajuelense les dieron el adiós definitivo en un acto formal en un choque internacional.

 

Foto: Prensa CS. Herediano