Carnen Cartago Grecia Guadalupe Heredia Limón Pérez Zeledón Pérez Zeledón Santos Saprissa UCR

Primera entrega sobre formato del campeonato nacional

Los cambios de estructura en la forma de juego del torneo nacional no son cosa de hace uno, 10, 20 o 30 años, el fútbol costarricense en su primera división ha tenido una múltiple diversidad de formatos, buscando aun la forma idónea de llevar más aficionados al estadio y de crear mayor competencia. Será casi un hecho que el certamen para el próximo mes sufrirá variaciones y por ello es bueno entender que desde el lejano 1921, cuando inició el campeonato local, éste ha cambiado en muchas ocasiones.

Fue entonces la primera década de la primera división la comprendida entre 1921 y 1930, aun con una Liga Nacional (hoy FEDEFUTBOL) que apenas se estructuraba y entendía el teje y maneje de organizar torneos de liga y administrar al seleccionado mayor, se entendió en lo sencillo de un certamen de dos vueltas en donde todos los equipos debían jugar todos contra todos, saliendo vencedor quien hiciera más puntos al final del recorrido.

Aunque esa base no se movió en los años mencionados, sí se debió trabajar en otra serie de aspectos no contemplados y que salieron en el camino. La palabra descenso no existía y por ello si un equipo participante en un torneo finalizaba último no había ningún problema, para el siguiente se volvía a inscribir y participaba, aunque, por el contrario, si competía y al año siguiente no lo deseaba simplemente no presentaba su inscripción y quedaba fuera de competencia.

Sobre la marcha aparecieron los primeros problemas, en 1921 la Gimnástica Limonense era el único equipo fuera del Valle Central, los desplazamientos en tren tanto de ese club como de los demás a Limón se volvieron un problema hasta cierto punto, decidiendo después de algunas jornadas disputadas que ninguno viajaría cediéndose así los puntos entre unos y otros; en 1923 La Unión se retiró del certamen y un año después el Herediano solicitó permiso para no finalizar, lo mismo que en 1926 por una gira a Jamaica que fue prioritaria para los florenses por encima del campeonato nacional. Algo similar pasó con Alajuelense en 1925 que se retiró del certamen a la mitad del camino.

Fue ese 1926 especialmente convulso ya que el Club Sport Independencia que solo esa vez jugó en la categoría mayor, fue expulsado del torneo por la Liga Nacional, sus reiteradas faltas a los compromisos o llegadas tardías a los encuentros obligaron al ente rector a retirarlo de la competición.

Pese a que el formato se mantuvo durante esos años, la cantidad de clubes sí varió, en 1921, 1924 y 1926 hubo siete clubes, cinco en 1922, 1925 y 1927, seis en 1923 y cuatro en 1928 y 1929.

La confusión en aquellos años era tal, que en 1925 se produjo el primer campeón invicto de la historia, fue el Club Sport La Libertad, no obstante, al pasar el tiempo y darse cuenta de cómo logró tal proeza después de 10 juegos, lo irónico fue que solo jugó dos de esos 10 choques ya que en los restantes ocho, sus rivales no se presentaron al campo, así que los libertos ganaron sin jugar, ocho de los 10 partidos.

Por extraño que parezca, después de tantos años y con tanta problemática organizativa y de estructura en cuanto a reglamentos, lo único que se mantuvo inquebrantable fue el formato, independientemente de la cantidad de clubes, el certamen le fue fiel a sus dos vueltas y su no descenso, figura que llegaría hasta los años 30.